El francés había sido titular en los nueve partidos oficiales que había jugado el equipo, pero Valverde ha decidido dejarle fuera del once ante el Sevilla.

El fichaje estrella de este verano, Antoine Griezmann, vivirá este domingo su primer partido de blaugrana como suplente. Hasta ahora, en los nueve partidos oficiales que había jugado el Barcelona en este inicio de curso, el ex jugador del Atlético había sido una pieza inamovible en el tridente en ataque. Unos por lesión y otros por decisión técnica habían ido cayendo del equipo, pero Griezmann se había mostrado inalterable dentro de la pizarra.

Curiosamente ha sido en el día que Ernesto Valverde contaba con todos sus efectivos en ataque cuando a Griezmann le ha caído la penitencia de la suplencia. El técnico apostó por un tridente reconocido y reconocible formado por Leo Messi, Luis Suárez y Ousmane Dembélé, mientras que tanto Griezmann como Ansu Fati tendrán que esperar su oportunidad en el banquillo. La gran víctima de este ‘overbooking’ en la delantera ha sido el joven atacante del filial, Carles Pérez, que acabó siendo descartado y viendo el partido desde las gradas.

Para Griezmann se trata de una situación absolutamente nueva, ya que hasta ahora había sido uno de los jugadores más utilizados por Valverde. De hecho, había jugado siete partidos completos, siendo sustituido sólo en dos -Getafe e Inter- y además prácticamente en los minutos finales.(www.camisetasdefutbolonline.com)